blog

Operación Inditex y su plan de contingencia

inditex

El día 30 de noviembre el grupo Inditex anunció públicamente el cambio organizativo previsto para los próximos meses como consecuencia de la salida de Pablo Isla de la Presidencia y la entrada de Marta Ortega, hija del fundador del grupo, Amancio Ortega, como Presidenta no ejecutiva. El anuncio, pese a estar muy medido y preparado en todos sus flecos causó una absoluta desconfianza de los mercados ocasionando pérdidas acumuladas de miles de millones de euros.

Las diferentes reacciones ocasionadas por este nombramiento en todos los ámbitos – prensa general, económica, del corazón, grupos políticos, expertos en todas las materias- estaban, sin duda, previstas en un excelente plan de contingencia medido y llevado a cabo con una meticulosidad que refleja claramente la gestión, hasta la fecha, de la comunicación de este gigante empresarial.

De este plan de contingencia destacaría dos pilares fundamentales: nadie se salió del guion, lo que refleja una preparación previa importantísima y se pusieron a disposición de los medios una gran cantidad de KOL (Key Opinion Leaders) que se pronunciaron, en la mayoría de las ocasiones, por el gran acierto de este nombramiento al recaer en una persona elegida por ser de la familia y por estar perfectamente formada, dos mensajes que se irían repitiendo en todos los medios de comunicación a modo de guion.

Pocos comentarios o críticas hubo sobre el hecho de que el nombramiento de la hija de Amancio Ortega se llevó por delante la dimisión de una persona clave para entender el éxito y crecimiento de Inditex, en los últimos años, como es Pablo Isla. Un Pablo Isla que pudimos ver en una rueda de prensa donde cumplió con todas las expectativas y se limitó, en bucle, a repetir los dos mensajes claves para los mercados: era una transición ya esperada y muy estudiada y Marta es una persona totalmente capacitada para asumir este reto.

No obstante, su lenguaje corporal durante la rueda de prensa merece una mención. Mientras verbalmente pronunciaba estos mensajes, su cuerpo no reaccionaba de la misma manera ya que le faltó atril para agarrarse y disimular la espera de esa pregunta incómoda que no estaba dispuesto a contestar y que en mi imaginario se resume en … y ¿Vd. cómo lleva todo este cambio? ¿Cree que es el momento de esta sucesión? ¿Cree que es correcto el mensaje que están lanzando a sus trabajadores?… preguntas incómodas que si se hicieron fueron neutralizadas en un bucle sin fin preparadísimo en clave de prevención.

Si analizamos esta situación en clave de prevención de crisis, insisto, el plan de contingencia ha funcionado a la perfección, porque se consiguieron más defensores que detractores y la noticia se fue difuminando a medida que se cumplía con el ciclo previsto de la crisis. Y lo más importante, aunque tras el anuncio las acciones se desplomaron en Bolsa en un 6,1%, entre 24 y 48 horas más tarde remontaron a un 4,5% recuperándose su capitalización en el mercado por encima de los 90.000 millones de euros.

 

Y otro punto a destacar es la imagen de normalidad que le han dado a este anuncio. Casi con seguridad uno de los puntos clave del plan de contingencia era mantener el Business as Usual. Y así lo hicieron.  En la semana más importante de su trayectoria profesional como la heredera de uno de los grupos textiles más importantes del mundo, Marta Ortega se paseaba por A Coruña por la mañana del anuncio, en la inauguración de la exposición de Peter Lindbergh y es misma noche en la fiesta organizada para celebrar este evento a la que asistieron multitud de celebrities y en las que se dejó fotografiar junto alguno de ellos muy activos en RRSS. Y es que al contrario que su padre, hermético con la prensa y de contadas apariciones públicas, Marta Ortega se adapta bien a los nuevos tiempos y ha conseguido convertirse en un icono de moda de referencia sin perder la imagen financiera y económica que un Grupo como Inditex requiere. De hecho, algunas cualidades suyas destacadas por los medios durante estos días (en un intento de justificación de ser una “buena elección”) eran sus aportaciones a la digitalización del grupo siendo ella misma un claro ejemplo ya que está considerada una de las personas más influyentes y cada vez que estrena un modelo en una alfombra roja de los eventos a los que asiste, éste se agota en minutos.

Ahora sí que nos encontramos con una clara transición familiar en el Grupo Inditex que lleva tiempo gestándose entre dos hombres Amancio Ortega y Pablo Isla y una mujer que lo hereda todo, Marta Ortega. Toca estar muy atentos a todos los cambios que se producirán con este nuevo liderazgo que no sólo se focaliza en Marta Ortega, sino en todo el equipo directivo que se ha movido y en el real sucesor en la gestión que es Oscar García Maceiras un gallego con un curriculum vitae de vértigo, pero con escasa experiencia en gestión.

Y como no, quedarán siempre en el aire muchas preguntas que, en mi opinión, aún no tienen una respuesta clara y que el tiempo nos ayudará a esclarecer. ¿Tendrá Marta Ortega desde sus inicios los mismos poderes de decisión que su antecesor? ¿Cómo será la integración con el nuevo equipo directivo? ¿Ha sido una buena decisión o la transición familiar no es la respuesta más adecuada? … y la que nos tiene a todos en ascuas ¿Cuál es el próximo destino de Pablo Isla?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *